Clases de Teoría.

Buenos días, tardes y noches, sin importar donde se encuentre, gracias por leer esta entrada.
Este semestre me tocó llevar la afamada clase de Teoría del Estado, la cual sin embargo me ha demostrado que está mal nombrada, debería de llamarse algo más así como Teoría del Mundo, sin entrar en tecnicismos físicos, geológicos, ni ninguno por el estilo, sino que es más bien una forma de culturizarse.

Hace unos días un buen amigo mío me preguntó si en mi carrera, Derecho, primer año, nos enseñaban latín. Pues claro, pequeñas cosas. Una de las más interesantes y aplicables es la máxima: Sapere Aude. Esto significa, básicamente, “Atreverse a Pensar”, dejar la lógica de señorito satisfecho, y empezar a razonar, de donde vienen las cosas, poder hablar con propiedad, usar la inteligencia que nuestros padres y la evolución y crianza nos han dado. Pero la definición más importante es dejar de creer en los medios, pues éstos la mayoría del tiempo nos desinforman, controlan a las masas, y si, están politizados. Quisiera dar el mejor ejemplo posible, uno experimentado por mí. Hace unos días, asistí un día a el juicio de la C.C.S.S-Grupo Fischell. Asistí tan sólo cuatro horas, sin embargo aprendí bastante. Se habló bastante en el juicio, sin embargo, que dijeron los medios? Así es, NADA. Absolutamente Nada. Decidieron publicar los sucesos y los eventos futbolísticos del momento, porque de esta forma mantienen desinformadas a las masas. Personalmente conocí al Dr. Rafael Ángel Calderón Fournier, y me pareció una persona inteligente, interesante, simpático, y sobre todo ABOGADO. No un imputado en un juicio, terriblemente tergiversado por los medios de comunicación (hablo del juicio, no del Doctor). Le expuse eso a mi familia y me felicitaron, se lo expuse a mis amigos de Derecho y vacilamos sobre lo “sapo” que parecí, pero al fin y al cabo, en cierta manera, bueno. Se lo expuse a mis amigos fuera de Derecho, los que no reciben lecciones con Pablo Barahona, y otros más, y recibí sólo críticas, que como me atrevía, que era un “corrupto”, bla bla. Recordemos un principio constitucional, “Nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario”. Me estoy saliendo del punto con el que empecé. Quiero pedirle a todo el que lea este blog, que esté consciente, verdaderamente sobre lo que sucede en nuestro país y el mundo, y no se crea todo lo que oye como una verdad absoluta.
Espero que esta corta intervención les haya gustado, muy pronto publicaré más, y espero ver sus comentarios.
P.D. Por favor perdónenme, por la poca profesionalidad al escribir, ya que este es mi primer blog y comentario verdadero, espero los próximos vengan aún mejor que este.
Muchas Gracias por su atención.
Si va a comentarlo, tenga cuidado con su comentario, vea que todos los veo. Gracias de nuevo.