Club Sport Cartaginés. El Eterno Sueño

Hoy vi el partido CSC-LDA.

Esto es una “reseña”, sobre la misma.

Con toda la objetividad de que soy posible, el partido fue una mejenga. Más que eso, como en la mayoría de partidos de “fútbol” nacionales, hubo golpes, por supuesto las graderías de sol al mediodía se les calienta la cabeza y con la presión que amerita ser un aficionado de un equipo “grande” de este país, querían sacarla de alguna forma. Y llegaron los golpes.
No hay peor forma de jugar un partido que tener la presión de tus aficionados, y la posibilidad de quedar fuera del campeonato influye en los jugadores y aficionados.
Pero bueno, como siempre el club jugó un partido regular, defendiendo, perdiendo bolas en la cancha contraria, con buenas jugadas del portero, es decir, como siempre jugaron mediocremente.
Pero por favor, aficionados y coterráneos, no se enojen conmigo por lo que digo, pues es cierto.
El Eterno Sueño Cartaginés, el sueño que mantiene a Cacae’gato (adjunto foto al fondo) viviendo afuera del estadio, e intentando colarse en todos los partidos, aunque hayan habido épocas enteras en las cuales no lo dejaban ni entrar.
El Eterno Sueño, de conseguir un par de jugadores, medianamente profesionales (insértese, Mahoney, Barbossa, Esteban Granados, ud póngalo) e intentar sacar adelante el club, mediante puras mejengas, de las cuales, hoy fue una demostración pura y simple de nuestro fútbol. Mejenga, de ir a volar golpes. Lastimosamente, hubo unos cuantos heridos que no debieron haber sido involucrados. Pero al punto, el fútbol, no debería ser, eso. Unas cuantas barras no deberían determinar el curso de los partidos. No deberiamos buscar solamente ser mediocres en el fútbol y perder al final, hay que buscar ser proactivos, buscar verdadero apoyo. Después de todo, es el único deporte verdaderamente “nacional”. Este lo pasan por televisión y por radio, tenemos narradores especializados sólo para el mismo. No puede ser posible esto.
El Eterno Sueño no es sólo del Cartaginés, es del fútbol en su panorama más general y del tico como persona y aficionado. Siempre soñamos que lo queremos realizar, pero realizamos el mínimo esfuerzo. No debería de ser así.
Gracias por leer, a un aficionado frustrado.