Crucitas: Yo no lo apoyo.

Hace unos días publiqué un artículo hecho por un amigo, donde le da la adhesión a Crucitas. Y dio de que hablar, no tanto tal vez por el número de comentarios, sino más por el número de gente lo leyó (bastante de acuerdo a Google Analytics), y con este post, que no se extenderá mucho a falta de fundamentación objetiva, pretendo reivindicarme con los lectores del blog, de dos maneras.

Primero básicamente, será poner MI propia opinión sobre Crucitas, que se basará más que todo en opiniones formadas “doxáticamente”… Es decir, no voy a hacer ningún estudio ni pretendo crear una opinión objetiva extremadamente fundamentada, y que todos deben seguir.

Y segundo, aparte de dar mi opinión, quiero que se me quite la imagen de persona que no le importe lo social, que lo importe el ambiente, porque, la verdad si me importa, pero personalmente pienso apegarme a ciertas instituciones legitimadas para dar su opinión que ya lo hayan dado.

Bueno, luego de leer en El Blog del Kichigaino, este post con el concuerdo un 95%, haber leído este artículo en el blog de Heidy Murillo, (conocida opositora), y haber conversado con algun@s por ahí, decidí que era tiempo de realmente decir porque Yo le digo No a Crucitas.

Más que todo, por más que la Sala Constitucional haya dado su aval, no puedo más que estar en desacuerdo con ellos. Primero, siento que la Sala ha perdido su norte, pero no es tema para este post. Segundo, que al parecer la Sala IV, no le pidió a SENARA, sino que se mantuvo con una opinión de un privado. Tercero, yo recuerdo un artículo constitucional, si, el número 50 y éste dice así:

“El Estado procurará el mayor bienestar a todos los habitantes del país, (…). Toda Persona tiene derecho a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado. Por ello está legitimada para denunciar los actos que infrinjan ese derecho (…).”

Muy lindo todo, pero, ¿ese arroz con que se come?

  • El mayor bienestar, esto es fácil, el Estado está encargado del bien común, y punto.
  • Ambiente sano y ecológicamente equilibrado, aquí no vaya a ser que haya pedir opiniones ambientales sobre que es un ambiente sano.
  • Legitimación para denunciar los actos. Acá, hay un problema. Supongamos los actos, de cualquier tipo sin especificarlos, ahí sería fácil, y frente a la jurisdicción correspondiente, como ésta es constitucional, frente a la Sala IV.

¿Y si la Sala IV nos falló? Con ésta última afirmación, no hablo como estudiante de derecho, ni quiero hacerlo. Me expreso como ciudadano y afectado indirecto y directo de los votos de la Sala. La Sala, quiso quitarse el tiro, por lo tanto mandó al Tribunal Contencioso Administrativo a hacerlo. Entonces, otro buen tiempo esperando. Aquí para lo jurídico.

En esencia material, ¿porqué no apoyo Crucitas?

Porque a pesar de que apoyo el modelo liberal de la economía, la apertura del mercado, la inversión extranjera, etc., no me gusta la minería. Al menos no la minería a cielo abierto.

No apoyo la falta de legalidad de los actos, ni el “me quito el pleito de la Sala”.

No me gusta el cianuro. No me gusta, porque, tengo una opinión formada que el cianuro no va a desaparecer. Como dijo un profesor, ” (…) van a hacer un hueco muy grande para sacar el oro. El oro va a ser limpiado, sacado y cuando se acabe, jalan. Van a poner una manta que lo va a cubrir, y luego de unos años, se va a deteriorar, se la van a robar, o simplemente va a expirar. Ahí llegarán los animales, y se empezará a filtrar el agua a las corrientes de agua. Si, agua con cianuro”.

Y para terminar, pues podré haber votado por Doña Laura, cosa que no niego ni me arrepentiré, pero definitivamente, este número no lo apoyo, aunque debe haber otras formas.

Gracias por su paciencia…

Tuanis, Álvaro.