La Cortesía

Ayer sucedieron un par de situaciones que me pusieron a reflexionar sobre este asunto, una sucedió en una farmacia y otra saliendo del Hipermás con mi papá.

Desde que uno entró a la escuela o kínder (o el montón de niveles anteriores actuales), empiezan a enseñarle todo sobre la cortesía y sus derivantes. Que uno siempre tiene que ser cortés con los demás si uno que quiere que sean corteses con uno, tomando el principio del respeto y la tolerancia. Y hasta sacan comerciales sobre eso en este país. Es un tema de nunca acabar, nunca se va a hablar lo suficiente, porque nunca se cumple lo suficiente.

¿Pero hasta donde cala este tipo de educación? ¿Hasta adonde practicamos la cortesía en el día a día?

Las dos situaciones, muy comunes, posiblemente todos los días nos suceda algo parecido… Una en la farmacia, estaba esperando que me atendieran y llegó otra persona, y lo atendieron de primero. No me urgía realmente y se veía que a él tampoco, pero apenas llegó lo atendieron. ¿Y la cortesía? ¿Y las filas? ¿Y si hubiera sido una señora o señor mayor, le hacen lo mismo?

No es por jugar de sufrido ni mucho menos, pero muchas veces he sido testigo de esto, en muchos tipos de establecimientos, y nadie lo corrige. Tan fácil como que la otra persona dijera: “él llegó primero, atiéndalo antes”. Pero no sucede.

El otro caso, muchísimo más común, fue en la salida del Hipermás Cartago… Los que lo hayan visitado, sabrán que la salida es imposible. Vienen carros vía Cartago-Paraíso, con sólo 2 vías, entonces se congestiona mucho. Y por supuesto, todos vienen con su estrés de su trabajo, manejando en una presa…

¿Y adonde dejamos la cortesía? Desaparece al parecer. Se puede durar un buen rato esperando que a alguien se le asome la cortesía, y le permita pasar.

Y se puede llegar a una simple conclusión: ¿Cada cuanto somos corteses? ¿Cada cuanto dejamos a alguna señora pasar antes que nosotros en una fila? ¿Cada cuanto damos campo para que pase un carro?

Démosle un campo a la cortesía. Dejemos que nuestras relaciones intersubjetivas sean marcadas por esta. Porque si no, nos jodemos a nosotros mismos.

Gracias por su visita…

Tuanis, Álvaro.