Sala Constitucional… ¿Es necesaria una Reforma?

Bueno, antes que nada, aclarar que este post estaba pretendido para hace varios días, pero por razones de exámenes, tiempo y enfermedad, hasta el día de hoy puedo prepararlo como quiero…

Hablaba con @H3dicho, sobre la posibilidad de una reforma a la Sala. Él hizo este post, con el cual no estoy tan de acuerdo.

Un poco de historia.

Históricamente, la Corte Suprema (si no me equivoco), se encargaba de amparos y de inconstitucionalidades, y demás recursos, pero estos eran muy limitados. Don Rodolfo Piza, uno de nuestros últimos verdaderos juristas junto con otro grupo de personas, diseñaron una Sala, a manera de Tribunal Constitucional para que se le pudiera atribuir estos recursos y que pudieran mantener el orden constitucional, que de acuerdo a varios de mis profes, anterior a la Sala Constitucional, era un verdadero problema mantenerlo, por el puro hecho de que era bien difícil acceder a la Justicia Constitucional.

Pero, hay un pero. Siempre lo va a haber. Los juristas que prepararon el proyecto de la Sala, prácticamente… “cortaron” todas las salidas, básicamente, se encerraron en un espacio, y quemaron todo a su alrededor. Esto significa, que es prácticamente imposible el reformar la Sala. Primero, porque al haber proyectos de ley en los cuales se quiera de la más mínima forma reformar cualquier cosa, preceptivamente tienen que pasar por la consulta de constitucionalidad de la Sala, y ésta no va a permitirlo.

A través de su historia jurídica, la Sala Constitucional, ha tenido sentencias que sin ellas, la institucionalidad de Costa Rica, y propiamente la constitucionalidad, no serían lo que ya son. Se puede poner de ejemplo, la sentencia del Debido Proceso, la de la Reelección, entre otras (principalmente esas dos me acuerdo ahorita, sino pueden buscarlas cuando gusten acá).

En fin, la Sala ha hecho sus cosas, grandes, no se les puede quitar eso. ¿Realmente ocupa una reforma?

H3dicho afirma que la Sala no es política, y yo estoy de acuerdo, pero hasta un punto. Sus integrantes son todos juristas en diversas ramas, pero al final del día son personas.

Reforma:

Hace más o menos 10 años, de acuerdo a mi profe de Constitucional I y II, hay una reforma que se discute, de quitarle jurisdicción a la Sala, pero no potestades. Esto se traduce muy simple. Crear Tribunales Constitucionales en las provincias, de forma que estas manejen los recursos “menos importantes”, como los Hábeas Corpus, los Amparos, quitando así el peso de expedientes que tiene la Sala, y dejándole a su vez a ésta, los recursos “más importantes”, tal como los Consultas de Constitucionalidad del Poder Legislativo y el Poder Judicial, y las Acciones de Inconstitucionalidad.

El problema que veo en el Plenario Legislativo, es que estos proyectos de ley que se quieren proponer (no sé si ya están en votación) los están dando con el hígado en la mano, a raíz de algunos votos recientes de la Sala, ejemplo: Retenes Policiales.

La solución no está en quitarle potestades, como la de la consulta de constitucionalidad, puesto que esto dejaría abierta la brecha para muchos proyectos no tan constitucionales, sino en reducirle su número de expedientes, creando Tribunales que le ayuden a mejorar al país.

Pero esta es mi opinión y no espero que la compartan, y si quieren criticarme, o sugerirme algo, con gusto acepto sus comentarios.

Saludos, Álvaro A.

Bueno, antes que nada, aclarar que este post estaba pretendido para hace varios días, pero por razones de exámenes, tiempo y enfermedad, hasta el día de hoy puedo prepararlo como quiero…

Hablaba con @H3dicho, sobre la posibilidad de una reforma a la Sala. Él se adelantó e hizo este post,con el cual no estoy tan de acuerdo.

Un poco de historia.

gHistóricamente, la Corte Suprema (si no me equivoco), se encargaba de amparos y de inconstitucionalides, y demás recursos, pero estos eran muy limitados. Don Rodolfo Piza, uno de nuestros últimos verdaderos juristas junto con otro grupo de personas, diseñaron una Sala, una manera de Tribunal Constitucional para que se le pudiera atribuir estos recursos y que pudieran mantener el orden constitucional, que de acuerdo a varios de mis profes, anterior a la Sala Constitucional, era un verdadero problema mantenerlo, por el puro hecho de que era bien difícil acceder a la Justicia Constitucional.

Pero, hay un pero. Siempre lo va a haber. Los juristas que preparon el proyecto de la Sala, prácticamente … “cortaron” todas las salidas, básicamente, se encerraron en un espacio, y quemaron todo a su alrededor. Esto significa, que es prácticamente imposible el reformar la Sala. Primero, porque al haber proyectos de ley en los cuales se quiera de las más mínima forma reformar cualquier cosa, preceptivamente tienen que pasar por la consulta de constitucionalidad de la Sala, y ésta no va a permitirlo.

A través de su historia jurídica, la Sala Constitucional, ha tenido sentencias que sin ellas, la

  • Le entiendo y le aplaudo su punto. En serio, su tesis me agrada… Pero, en mi opinión, hay un pero.
    El Poder Judicial es parte del Estado, y como parte del aparato estatal, sufre los mismos problemas que éste.
    Por supuesto que podemos esperar e intentar mejorar las cosas.
    Pero no es tan fácil, por el simple hecho de ser el poder judicial del estado, pretender despedir gente, ni mucho menos.
    Pienso que la decisión de que por los jueces sean manejadas las decisiones importantes, es discutible si debe o no quitarse tal.
    Los jueces, si, a pesar de ser solamente abogados, pueden, o tener conocimientos de administración, o simplemente ser el superior de su juzgado o tribunal, por lo cual, deben conocer las decisiones.
    A pesar de que tiene razón en su punto, y no deben de llevarse absolutamente todas las decisiones ante el juez, pienso que es un buen control.
    Saludos, y de nuevo, gracias por comentar, me agrada su punto de vista, es refrescante discutir con ideas…

  • Marvin

    Mi estimado Alvaro, le explico: En la mayoría de los Despachos Judiciales hay un administrador, (entiéndase un profesional en Administración Pública) de hecho el mismo poder judicial (como estructura) tiene una dirección administrativa liderada lógicamente por un administrador público. Ninguno de ellos requiere estudios en derecho puesto que precisamente son contratados para desarrollar otras funciones ajenas a la administración de justicia, cual es llevar los controles administrativos del despacho y proponer soluciones a las necesidades que se vayan presentando. El punto es que estos administradores, no son quienes toman la decisiones, pues estas al final deben ser consultadas y autorizadas por los jueces -quienes como reitero-, no poseen los conocimientos para tomarlas y por ello en la gran mayoría de los casos los resultados son realmente deprimentes. Yo insisto en la tesis de que las decisiones administrativas las debe tomar el administrador aún en contra de la opinión de los jueces.
    Ahora bien, por otro lado y para que vea a que me refiero con que no es necesario una inyección a la economía para poder mejorar, resulta que en el Poder Judicial nadie realiza estudios técnicos para determinar cuales son las cargas de trabajo que puede llevar una persona en X puesto y por ello, no saben si un empleado esta cargado de trabajo o bien está vagabundeando la mayor parte del tiempo.
    A manera de ejemplo le cuento esta anécdota. Hace años, cuando asumí la Dirección Regional de una empresa estatal, intervenimos una sucursal que no cumplía con las expectativas de la empresa en cuanto a calidad, rapidez y eficiencia del servicio. La oficina tenía una planilla de 70 trabajadores y un altísimo costo operativo en horas extras, ya que la Jefe de la oficina insistía en que se requerían al menos 100 empleados para dar abasto con las labores que se realizaban y así podría cumplir con los requerimientos que se le imponían.
    Yo he sido siempre de la filosofía de que cuando un trabajador labora horas extras frecuentemente se debe únicamente a dos razones: la primera a que se le ha asignado una carga excesiva de trabajo y la segunda a que no está dando la talla con las labores que se le asignaron y lo resuelvo en el primer caso contratando otro trabajador que ayude y en el segundo igual… contrato otro que si de la talla pero despido al que no lo da.
    Pues bien, en el caso que contaba, iniciamos con el estudio de las cargas de trabajo y determinamos que había trabajadores que de las 8 horas diarias solamente laboraban 2 horas y el caso extremo de que había una cajera que solamente laboraba 45 minutos al día que era el tiempo de almuerzo que cerraba la otra cajera. Esos empleados cumplían con una labor específica y si no estaban en ello, utilizaban su tiempo pagado por la empresa en conversar y distraer al otro personal, irónicamente la jefe de esa oficina era abogada y no administradora.
    En fin, para no cansarlo con el cuento, redujimos la planilla a 40 personas, reubicamos 30 trabajadores en otras sucursales donde se requerían, despedimos a la jefa de la Oficina y en su lugar se nombró un administrador, un año después, habíamos mejorados el servicio en un 100% y redujimos el costo operativo en un 175%. Como podrá observar no utilizamos más recurso económico, solamente aplicamos una reingeniería y pusimos orden en la administración, lo que permitió obtener mayores ganancias con menor inversión. Algo parecido es lo que yo exijo que se haga en el Poder Judicial.

  • Su forma de plantear sus ideas me agrada, y me está convenciendo mi estimado Marvin. Sin embargo, aclareme algo, que yo no sabía, le informo, soy un estudiante y mis opiniones son simplemente opiniones, sin mucha razón de causa, defiendo mis ideas, pero no tengo experiencia. ¿A los administradores de la oficina, que a mi parecer, son diferentes de los administradores de justicia (jueces), se les pide que sean profesionales en derecho? Pues eso no está correcto…
    Sin embargo, mi posición sobre el dinero la mantengo. Pero por supuesto, antes de querer darle más dinero a las oficinas del Poder Judicial, se le debería de pedir una mejor administración del mismo, sólo que la verdad, no sabría que proponer, sino más de lo que ya se encuentra en el mismo.
    Reitero, gracias por su aporte, me gusta debatir de esta manera tan cordial. Gracias.

  • Marvin

    Pues parece mi estimado cibernauta que estamos en aceras opuestas. El pretexto de que dicta sentencias es el que utiliza la Sala para invadir las potestades de los demás Poderes y eso es un elemento muy grave para una democracia, es cierto que estamos en un Estado de Derecho pero paradójicamente, es el respeto a ese derecho lo que debe hacer que el Poder Judicial tenga sus límites bien definidos –especialmente la Sala Constitucional-, lo cual en este momento no es real.
    Conozco perfectamente al Poder Judicial por mi trabajo y se que la mayoría de los problemas que enfrenta no son asuntos económicos, si no, de desorden administrativo ante la incapacidad de los administradores de la justicia de ejercer la administración pura de los despachos.
    Se ha impuesto por terquedad que el máximo jerarca de cada despacho sea un profesional en derecho, cuando la lógica elemental señala que este debería ser un profesional en administración pública, que tenga la capacidad y el conocimiento necesario para fijar prioridades con fundamento en planificación, estadística, recurso humano y financiero, etc. Conocimientos de los que carece un profesional en derecho y factor que le impide dedicarse de lleno a las labores que debería ejercer, cual es la administración de justicia.
    Ese pensamiento de que si no hay dinero no se puede mejorar, es precisamente el mayor impedimento mental que le asiste a los magistrados y forma parte de esa concha que sumerge en el ostracismo al Poder Judicial.

  • Marvin: Ejerciendo mi derecho al libre pensamiento, yo no estoy de acuerdo con ud… La Sala tiene su su poder constituido, y tiene sus derechos. La Sala No Legisla, la Sala dicta sentencias.
    Tiene razón, eso de los enfermos y calles, parecerá raro, pero la Sala puede hacerlo y de hecho lo hace. Quisiera me enseñara esa sentencia que dice tener en las manos, a ver si es cierto…
    Yo nunca he dicho, y tampoco lo creo, que el Poder Judicial sea realmente eficiente, ni lo espero que sea a menos que obtenga una inyección de capital y una mejor distribución de recursos – como todo el resto del aparato estatal (incluyendo el legislativo) – no sucederá.
    Se trabaja con lo que se tiene.
    La idea de la Contraloría Judicial, sonará bonita en papel, pero al igual, sin dinero, no se puede hacer nada.
    Saludos

  • Marvin

    La verdad es que la Sala Constitucional se ha metido a co-administrar el Poder Ejecutivo y hasta la Asamblea Legislativa, en clara violación de la Constitución Política que prohíbe la injerencia de un Poder sobre otro. De esta manera, la Sala decide que calles se reparan sin importar las posibilidades económicas de los gobiernos locales ni los criterios técnicos que los especialistas en la materia expongan. De igual manera deciden que un enfermo debe recibir tal o cual marca de medicamento sin contar con los criterios necesarios para tomar tal decisión, porque hasta donde yo se, ninguno de los magistrados es médico. El colmo es que ahora da órdenes para que en residenciales se construyan reductores de velocidad o se le paguen en determinado plazo las prestaciones laborales a un funcionario que se acogió a la pensión. Y será que ya no tenemos tribunales administrativos, laborales o de cualquier otro campo que puedan conocer esos conflictos, porque entonces lo mejor es cerrar los demás despachos judiciales y darle esos recursos a Sala Constitucional para que resuelva todo en este país. Lo curioso es que la Suprema declara con lugar recursos de amparo por nimiedades y sin lugar los recursos que se presentan contra la administración de Justicia por justicia pronta y cumplida. A manera de ejemplo tengo en mis manos una resolución que declara sin lugar un amparo interpuesto contra un juzgado laboral porque el proceso lleva 65 meses y nada que llega a feliz termino, pero que -en criterio de la Sala-, ese es un plazo razonable.
    No es la Sala Constitucional la que necesita reformarse, es todo el Poder Judicial al que hay que echarle mano para acabar con la prepotencia, la vagabundería y la desfachatez de los funcionarios que ahí laboran. Debe crearse por ejemplo una Contraloría Judicial que supervise si se aplica el principio de Justicia PRONTA y CUMPLIDA y que tenga la capacidad de sancionar incluso a los magistrados que por negligencia, desconocimiento o desgano no cumplan con las funciones que se les encargó.

  • Daniel: Exacto. Sólo que al parecer la Sala lo siente como un menoscabo a sus potestades …. El tema que no conozco, es de las apelaciones.
    H3dicho: pura vida …

  • Si, lo de los tribunales constitucionales tiene bastante tiempo sonando, es una buena idea.

    Saludos

  • Daniel

    es importante quitarle un poco de jurisdiccion a la sala, pero cmo decis vos, solo jurisdiccion y no potestad!! Eso haria mucho mas rapidos los habeas corpus y los amparos y dejaria mas tiempo para las consultas tanto del legislativo cmo dl judicial!!

  • Pingback: Tweets that mention Sala Constitucional… ¿Es necesaria una Reforma? | En Mi Opinión || En Mi Doxa || ¡Atrévase a Opinar! || ¡Atrévase a Pensar! -- Topsy.com()